Archivo de la etiqueta: ejercicios

guitarrista

Triada menor. Utilizar arpegios en los solos

Arpegios de la Triada Menor 

Ya vimos en su día los arpegios de la Triada Mayor, ahora es el turno de los de la Triada Menor, que difieren de los mayores en que tienen una tercera menor o bemol. Así, su estructura es: 1 3b 5…frente a la 1 3 5 de los mayores.

Hay que decir que los arpegios valen para tocar sobre cambios de acordes, y no sobre una progresión armónica al igual que hacemos con una misma escala (siempre y cuando esté todo en la misma tonalidad claro). Eso sí, no hace falta tocar el arpegio exacto de cada acorde. Si por ejemplo queremos tocar un arpegio sobre un G mayor que es Grado I, yo podría hacer el propio arpegio de G mayor (lo que se suele hacer al principio), cualquiera que se genere dentro de ese Grado I (Gmaj7, G6, Gsus4 o sus2, etc), e incluso arpegios de los relativos o acordes sustitutos (es muy común por ejemplo tocar sobre un G mayor Grado I el arpegio de Em7 o de Bm7…acordes relativos con los que conseguimos notas de color añadidas), etc. Es decir, que los caminos o las opciones que se nos presentas son múltiples.

De todos modos lo normal al principio es centrarse en tocar el arpegio de cada acorde que va sonando, sin más. También es muy habitual tocar sobre acordes complejos arpegios sencillos. Por ejemplo, si es una armonía de jazz con séptimas y tensiones diversas quedará más contemporáneo usar los arpegios de la triada sobre ellos.  Aparte de ser los arpegios más complejos…los de 4 o 5 notas son más parecidos a una escala y se digitan más fácilmente…pero las triadas, al tener tan pocas notas, generan digitaciones intrincadas que hay que trabajar de forma muy metódica.  Pero si nos hacemos a ellos, luego acumular notas (la séptima, la 2ª o 4ª añadida, etc) será un paseo. Es como las escalas diatónicas, que la mejor forma de aprenderlas es a partir de las cajas de las escalas pentatónicas, a las que solo hay que implementar dos nuevas notas. Os decimos esto porque es un método que funciona (tanto para acordes como para escalas y arpegios) es empezar por las cajas más sencillas de 3 notas a las que luego se van incorporando elementos por un natural proceso de acumulación. Os aseguramos que esta es la forma más rápida y práctica…yendo de lo más sencillo a lo más complejo.

triada-menor

 

Adaptando los arpegios mayores:

Entremos en faena. Lo primero es aprenderse meticulosamente los diseños a lo largo de todo el mástil. Si ya te has aprendido los mayores vistos anteriormente, la cosa es coser y cantar: solo has de bajar un semitono a las terceras. Sí que es importante recalcar que cuando te aprendas los arpegios seas consciente de cuál es cada nota (dónde están las tónicas, las terceras y las quintas). De este modo, además de poder dirigir tus fraseos hacia las notas que desees en cada momento, tendrás el añadido de poder cambiar rápidamente de un arpegio a otro si sabes qué intervalo hay que modificar.

En el caso de los menores, si tenemos bien identificadas todas las terceras mayores ya aprendidas solo habremos de bajarlas un semitono y listo. Eso sí, es importante adaptar las digitaciones a la nueva disposición generada. Por ello hemos incluido los dedos que consideramos más recurrentes para estos nuevos arpegios (solo para aprendértelos y colocar los dedos…cuando hagas solos o melodías podrás trabajar ya de forma más libre los dedos, lógicamente).

Empieza aprendiéndote bien 2 o 3 posiciones y a partir de ahí empieza a practicar sobre cambios de acordes para ir haciéndote a ello. Como siempre: estúdialo muy lento y con metrónomo…esto siempre es lo más importante.

¡Suerte y a trabajar!

 Fuente: Desnudosdeetiquetas.es

 

imagen arpegio guitar

Triada mayor. Utilizar arpegios en los solos.

Arpegios de la Triada Mayor

Una de las cosas más importantes a la hora de hacer melodías e improvisar es dar con la nota adecuada en cada momento. Para hacerlo hay muchos caminos: aprendiendo las interválicas desde cada tónica, diseccionando las escalas al milímetro…o empezando con los temidos arpegios. Así que, sin dar más rodeos, hagamos una primera incursión en los de la triada mayor.

Triadas vs tetradas/cuatriadas

Estamos acostumbrados a tocar los arpegios (a nivel melódico y escalístico) por lo general con 4 notas. Sin embargo no solemos pasar por las triadas, por ser las más complicadas de tocar melódicamente al tener solo 3 notas repartidas por todo el mástil. Pero su uso y sonoridad son tan genuinas y habituales que es primordial empezar con ellas antes de pasar a lo siguiente…que en el fondo luego es una simple acumulación de notas (añadiendo sobre los esqueletos triada las séptimas, las segundas, las cuartas, etc). Un apunte: como sabrás los arpegios valen para tocar sobre un solo acorde (a veces más, por supuesto), pero no sobre toda una misma progresión como haríamos con una escala del tono en el que estemos. La idea de trabajar los arpegios es para poder incorporarlos entre medias de escalas, haciendo que ambos rudimentos suenen con fundamento integrados dentro de un todo común.

Diagramas

Lo primero, como te puedes imaginar, pasa por aprenderse al dedillo los dibujos a lo largo de todo el mástil. La idea no es darse un atracón tocando todos a lo bestia nada más empezar, sino que lo suyo es ir de uno en uno hasta lograr visualizar cada diseño desde cualquier tónica de manera precisa. Practica un par de posiciones hasta que te sientas cómodo. Por supuesto huelga decir que lo estudies muy lento y con metrónomo…esto siempre es lo más importante.

triada menor

 

Insisto, no es necesario que los aprendas todos, simplemente selecciona con el que te encuentres más a gusto y practícalo. ¡Ya puedes incorporarlo a tu repertorio!.

Musicalidad

El siguiente paso ya sería intentar dar musicalidad a lo aprendido, convirtiendo las secuencias en frases melódicas que nos valgan igualmente para construir melodías o fraseos. Como muestra aquí tienes un posible solo melódico escrito por Javier Santos sobre una sencilla progresión en A mayor (toda con acordes mayores obviamente).Verás que primero te transcrito una línea base con secuencias para que te vayas haciendo a los dibujos dentro de una misma zona, y a continuación lo mismo pero ya desarrollado más en plan solo partiendo de la misma idea. Es fundamental que cojas como filosofía el intentar realizar los arpegios de cada acorde dentro de una misma zona, así lograrás tocar todo casi sin moverte…realizando líneas en las que las notas no peguen saltos interválicos demasiado grandes (y es que lo más melódico se genera cuando las notas efectúan saltos pequeños, favoreciendo así la continuidad más o menos de notas). Suerte y a trabajar duro…verás cómo acercándote a los arpegios tu forma de tocar va adquiriendo una dimensión mucho más musical y melódica.

Arpegios-mayores-solo

Fuente: Desnudosdeetiquetas.es (Javier Santos).

 

FUNK. ¿Como empezar a tocarlo?.

En algún momento de 1960 James Brown comenzó un vendaval de nuevo sonido que inundó los oidos de sus contemporáneos y aún lo siguen haciendo. Su versión que combinaba Soul y R&B inspiró un movimiento que se dió a conocer como “Funk”.

james brown

James Brown

El Funk no se puede explicar sin explicar antes el “groove”. Según la wikipedia es la “sensación”, rítmicamente expansiva, o el sentido de “swing” creado por la interacción de la música interpretada por la sección rítmica de una banda (batería, bajo eléctrico o contrabajo, guitarra y teclados). El groove es un factor importante en los distintos subgéneros del jazz, y de ahí a otros géneros como salsafunkrock y soul. O dicho de otra manera es el famoso “feeling”. Ese …sentir que algunas personas tienen más desarrollado que otras pero que, por supuesto, se trabaja desde el momento en el que empezamos a estudiar música.

El término suele utilizarse, también, para describir un tipo de música que incita al movimiento o al baile.

¿Cómo comenzamos a tocar este estilo?

Para empezar comenzaremos por decir que el funk se basa en las semicorcheas. Si tocas semicorcheas ya estás tocando funk!.  Otro factor importante en el estilo consiste en el “apagado” de las cuerdas. En lugar de tocar, como sucede en la música tradicional un acorde en sus diferentes apartados rítmicos lo que haremos será tocar las cuerdas sin emitir ningún sonido determinado del acorde. Se trata de emitir semicorcheas a un nivel percusivo.

funk

ritmo tipico funk

Fijaos en que no emitimos ningún a nota concreta sino que solo se trata de emitir sonidos percusivos. Para ayudarnos podemos elegir una palabra de 4 sílabas y pronunciarla mientras escuchamos el metrónomo. Por ejemplo, cho-co-la-te. Debemos hacer coincidir la primera sílaba con el sonido del metrónomo y encajar las demás hasta la siguiente vez que coincida la sílaba con el metrónomo.

Divide y vencerás!

El siguiente nivel consiste en tocar un acorde típico del funk, el acorde de novena. Vamos a poner de ejemplo un E9 y lo tocaremos al igual que hemos hecho antes. Cho-co-la-te, cho-co-la-te …etc pero esta vez tocando el acorde E9. Ojo!, mutea con el pulgar de la mano izquierda la sexta cuerda (la de la x) para que no  suene. Al principio costará un poco pero enseguida te saldrá con soltura.

funk E9

acorde tipico funk

En último lugar tocaremos, a veces el acorde y a veces la percusión antes comentada. Lo podemos combinar como queramos aunque aquí os dejo unas ideas…

 

funk E9

ritmica E9

Esto es, no consiste en poner un acorde, or ejemplo G, y volvernos locos a tocas semicorcheas sino que se trata de combinar estas idea.

Al principio practícalo despacio y poco a poco ve aumentando la velocidad y verás como tu sonido comienza a aproximarse a lo que escuchas en los discos!.

Suerte y a practicar!

www.academialem.com

Ejercicios para ganar velocidad a la guitarra (Tom Morello)

morello ¡Hola!. Hoy vamos a ver una serie de ejercicios recomendados por el guitarrista de Rage Agaist The Machine Tom Morello que en su día recomendó a los lectores de la revista Guitarra Total para mejorar la velocidad. “No tuve mucha suerte con las clases de guitarra cuando era pequeño”, confiesa Tom. A los 13 años recibió unas cuantas clases de guitarra y lo dejó porque le resultaban muy frustrantes. ¿Quien no ha tenido esa sensación , verdad? Volvió a los 16 años tras empezar a escuchar a los Sex Pistols y Clash. Pero también le gustaba Al Di Meola para lo que vio rápidamente que él solo no podría alcanzar ese nivel y volvió a las clases. Tenia un profesor “increíblemente rápido” según sus palabras. Se sentaba allí con él y tras tocar una canción su profesor, Michael Angelo, un guitarrista de Los Ángeles le diagnosticó “velocitis”.  La “velocitis” no es otra cosa que intentar tocar pasajes rápidos para los que aún no estás capacitado. ¿También nos suena esto, verdad? Así que le sugirió una serie de ejercicios. Son ejercicios cromáticos o diatónicos muy sencillos y prácticos pero que requieren una constancia y práctica adecuada. Como el mismo Tom Morello menciona “si practicáis estos ejercicios durante varias horas al día pronto seréis capaces de hacer sudar a Zakk Wylde o a Michael Angelo”:-) En el pie de cada ejercicio viene un consejo para tocarlo adecuadamente así que aquí los teneis. Disfrutad y mucha paciencia. ¡¡¡Vamos a acabar con la “velocitis”!!! Tom Morello-Ejercicios de guitarra Tom Morello-Ejercicios de guitarra2     Fuente: Revista Guitarra Total